Miel 100% española

El origen de la miel es una garantía de calidad de nuestros productos. La miel de algunos orígenes (por ejemplo mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE) tiene altas probabilidades de encontrarse adulterada con agua, colorantes o distintos jarabes de glucosa, reduciendo así sus cualidades naturales y efectos beneficiosos para la salud. Por el contrario, la miel originaria de España es de las más apreciadas en todo el mundo y la mayor parte se consume fuera de nuestro país donde se paga a buen precio, mientras en nuestros supermercados encontramos miel barata de Rumanía, Hungría, México o en la mayor parte de casos China.

(Leer más...)

Carbonatación natural

La Hidromiel Zángana se produce por la fermentación de una mezcla de miel seleccionada y agua mediante métodos artesanales. Posteriormente, termina de fermentar en botella con lo que consigue la cantidad exacta de carbonatación (gas) que la hace especial.

Sin conservantes

Nuestra hidromiel no contiene sulfito ni ningún otro producto utilizado en la industria para conservar los alimentos. Sin embargo se conserva durante largo tiempo gracias a sus propiedades y las de la miel.

Sin gluten

La hidromiel es un producto exento de gluten de forma natural. Dado que no se utiliza trigo para fabricarla, la hidromiel no contiene gluten. Otros productos que naturalmente no contienen gluten como vino o sidra pueden llegar a quedar contaminados con éste porque utilicen una cuba en la que haya habido cerveza previamente u otros orígenes. En nuestras instalaciones no se fabrica cerveza ni hay ninguna fuente potencial de gluten, con lo que podemos garantizar que la Hidromiel Zángana es 100% gluten free.

Cómo disfrutar tu Zángana

Hay mil formas de disfrutar tu Zángana, pero si decidas beberla en un vaso ancho (de pinta) nosotros te proponemos dos:

  • Para una sensación suave y afrutada, vierte la hidromiel poco a poco en el vaso, dejando sin echar el fondo de la botella.
  • Para una experiencia más completa y disfrutar de una hidromiel con carácter, vacía toda la botella y descubre la Zángana en todo su esplendor.

También puedes beberla directamente de la botella e ir experimentando una mezcla de las dos anteriores opciones. ¡Cada uno a su manera!

Maridaje

Con frutos secos, aperitivos, quesos curados o de cabra la Zángana encaja con todo. Pero también puede servir como vino de postre, pues al ser semidulce no contrastará demasiado sino que acompañará a la perfección el final de cada comida.

Producto añadido a la lista de deseos

Utilizamos cookies para hacer más funcional y útil la navegación de los usuarios. (Leer más)